El diseño de una oficina: ¿cómo afecta la productividad de los empleados?

diseño de una oficina

Gracias a la distribución de espacios que ofrece el diseño de una oficina, se pueden crear lugares de trabajo óptimos y generar un buen ambiente laboral. Para ello, es recomendable que cuentes con oficinas y espacios abiertos bien definidos.

Los empresarios deben buscar, de forma constante, maneras de incentivar a su equipo de trabajo. Para poder conseguirlo, muchas veces crean rutinas o estrategias, olvidándose de que una pieza clave dentro del sistema productivo es, precisamente, el diseño de la oficina.

Además de la distribución del mobiliario, es importante que tengas en cuenta la decoración. Esta debe combinar con el espacio donde se va a ejercer el trabajo, para crear un impacto visual agradable para los empleados.

Factores que influyen en el rendimiento de los empleados

Está claro que el rendimiento de los empleados depende de muchos factores, como pueden ser las horas de trabajo, la ayuda entre compañeros o los incentivos que pueda ofrecer la empresa. La satisfacción de los empleados es el punto más importante para mejorar su cuenta de resultados.

Factores que influyen de forma positiva

Pero el diseño de oficinas también influye directamente en esta productividad laboral. Intenta abrir espacios y colocar sillas que cuenten con una adecuada ergonomía y confort, además de analizar las zonas con más luz para colocar equipos de trabajo completos.

Estudia el comportamiento de los trabajadores e intenta juntarlos, en sus puestos de trabajo, acorde a su afinidad. No olvides intentar dar un aire informal al ambiente con mobiliario adaptado a ello. La clave es aprovechar cada metro cuadrado del espacio disponible y conseguir crear un aire innovador y original.

No debes olvidar que cada departamento puede tener unas necesidades propias y la clave es determinar cuáles son. Puede que algunos equipos de trabajo necesiten ambientes que fomenten la creatividad y otros que requieran de mucho espacio libre para almacenaje. A continuación se exponen algunas pautas para realizar un estudio adecuado:

– Debes analizar el enfoque del espacio para saber si ese área sera ocupado por una persona o un grupo colectivo.

– Es necesario que establezcas un espacio para la colaboración en proyectos conjuntos y trabajos en equipo. Debes cuidar los colores, los olores y la disposición de muebles y objetos decorativos, para que la estrategia global sea favorable y se impulse la productividad.

– Intenta crear una zona de descanso para los empleados donde puedan comer o relacionarse entre ellos, durante el tiempo de inactividad. Proveer esa zona de los de los servicios necesarios, como una cafetera, evitará que tengan que abandonar la oficina. Así se sentirán más cómodos y familiarizados con esa zona de desconexión.

– La formación siempre es positiva y por ello, habilitar áreas de recursos, como bibliotecas, aumentará la categoría de la empresa. Además esta estrategia, afectará de forma positiva, a la impresión que obtienen los clientes que visitan la oficina.

Factores que influyen de forma negativa

Si notas que tus empleados no se concentran o se quedan mirando el ordenador sin avanzar en sus responsabilidades, quizá tenga la culpa el espacio de trabajo. A continuación se exponen algunos aspectos ambientales negativos, que debes tener en cuenta, para evitar que aparezcan y afecten en la productividad laboral:

– El aire rancio de la oficina es probable que afecte a la función cognitiva de tu equipo de empleados. Coloca buenos sistemas de ventilación o haz que circule aire fresco.

– La mala iluminación también es otro factor influyente en un mal rendimiento de los trabajadores. Disponer de entrada de luz natural es un aspecto principal para evitar que le pase factura al organismo. Así evitarás que padezcan dolores de cabeza y vista cansada.

– La conducta de las personas es contagiosa y si un empleado es desagradable o siempre está de mal humor, generará mala actitud en sus colindantes compañeros. Analiza esta cuestión y toma medidas de forma sutil.

– La guerra entre compañeros para controlar el termostato de temperatura en la oficina es otro de los conflictos que puede crear baja productividad. Según diferentes estudios, la temperatura óptima transcurre entre los 22 ºC y los 25 ºC, para reducir la mala concentración y los errores en los tecleos.

– Una oficina sin plantas a la vista puede crear espacios tristes y con malas energías. La capacidad de rejuvenecer la atención observando la naturaleza es un hecho comprobado, porque se pone en marcha una serie de procesos de motivación y concentración,sin hacer nada de esfuerzo.

Recuerda que hay multitud de factores ambientales visibles e invisibles que inciden en la productividad. Cuando todos estos aspectos no se tienen en consideración, puede que aparezca en un grupo amplio de empleados la fatiga visual, el agotamiento extremo, la falta de atención y la temible desmotivación. Tu empeño en acondicionar un correcto diseño de una oficina, será el mejor esfuerzo para evitar estos inconvenientes, y por el contrario, favorecer una dinámica laboral día a día.

Abrir chat
Powered by